Reflexiones Pastorales

Filipenses 4:15-19

Filipenses 4:15-19 (RV60)

15 Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos;

16 pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades.

17 No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta.

18 Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios.

19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Reflexión

 

[06:46, 4/12/2017] Pr. Ruben: Te has preguntado por qué tanta escasez  económica en tu vida?

Ayer el Señor nos recordó que la sequía que vivió Israel fue por causa de su desobediencia al Señor.

Pero también nos recordó que no importan las condiciones económicas de una nación, para él que  honra al Señor con sus diezmos y ofrendas y primicias, no le faltarán el aceite y la harina para él y sus generaciones.

Los siervos del Señor  no estamos detrás de las ofrendas de la gente, aunque algunos  falsos profetas sí.

Dios puede proveernos  y sustentarnos de cualquier forma.

Pero Pablo quería que  los que ofrendaran en su ministerio se le aumentara la cuenta   de provisión y de bendición.

Buscamos la bendición  del que da, y no solo la bendición del que recibe.

Pablo recibió las  ofrendas como un sacrificio acepto y agradable al Señor.

Porque el Señor dijo: El que dé un vaso de agua a uno de sus  profetas, al Señor se lo da - y recibirá recompensa de profeta.

Al generoso con los siervos del Señor y con su casa, el Señor les promete que nada les faltará.

No te preocupes tanto por lo que guardarás en el banco, tu seguro, tu futuro.

Preocupate por que tengas suficientes ahorros en la cuenta del cielo.

El Señor se encargará de girar para tus faltantes.

Gracias a Dios por esas visitas que dan no de lo que les sobra, no lo dan por obligación o por carga...  

Sino que dan con sacrificio y con gozo - dan con alegría y dan como un acto de fe.

Para ellos y ellas  la harina no escaseará,  ni el aceite .

Ellos no viven en escasez, sino en abundancia.

En todas las áreas de su vida.

Ofrece sacrificios agradables y aceptos al Señor en esta Navidad.

Jesús siendo rico se hizo pobre, para que nosotros en su pobreza fuéramos enriquecidos.

 

Pr. Ruben Darío Ramírez