Reflexiones Pastorales

Jeremías 29:11-14

Jeremías 29:11-14 (RV60)

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré;

13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.

14 Y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y haré volver vuestra cautividad, y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde os arrojé, dice Jehová; y os haré volver al lugar de donde os hice llevar.

Reflexion

El llamado del Señor a buscarlo con todo el corazón y volverse a El, fue visto como algo  malo por el pueblo, por los Reyes y los falsos profetas en los tiempos de Jeremias.

Jeremias fue rechazado como  profeta y fue puesto en una carcel.

Los profetas somos rechazados por los que aman las tinieblas.

El que quiere el mal, el que quiere seguir en esclavitud, el que ama y practica la maldad, interpreta el llamado  del Señor a buscarlo  como una carga grande.

Buscar al Señor, orar,  servirle, dar de nuestras ofrendas,  entregar nuestra vida a El...  no es para hacernos mal.

Cuando el Señor te pide algo, es porque te va a bendecir.

Cuando el Señor te llama a orar, es porque te va a bendecir, te va a liberar, te va a restaurar, te va a liberar  del desastre.

Cuando el Señor te pide que dé de su vida, su tiempo y sus recursos es porque te quiere prosperar.

Dios no tiene malas intenciones con nosotros.

El tiene buenos planes.

El te quiere conceder los anhelos de tu corazón.

El anhela cubrirte con Su manto de gracia, perdón y misericordia...

El anhela vestirte de ropas de salvación y cubrir tu desnudez.

Pero debes de buscarlo con todo el corazón.

No debe ser una carga.

Amalo, sirvele, decide  entregar el corazón para buscarlo.

La recompensa es grande.  

El pueblo de Israel  pudo haber evitado ir  al cautiverio, pudo haber evitado un gran desastre, si hubiese escuchado al profeta  Jeremías que les hablo  de buscar al Señor.   

Busca ahora al Señor,  vuelvete a El, decide  buscarle en oración y en Su Palabra...

Antes que sea tarde.

El tiene cosas grandes y ocultas que tu no conoces, buenos planes esperan a los  que Le buscan de todo corazon.

Pr. Ruben Darío Ramírez