Reflexiones Pastorales

Efesios 6:18-20

Efesios 6:18-20 (RV60)

18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

19 y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio,

20 por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar.

Reflexión

Si tu eres un hijo de Dios, un hijo de la luz, tu estas llamado a resistir las tinieblas.

Estas tinieblas se resisten y se combaten en oración y proclamando la victoria de Cristo en la cruz.

Estamos llamados a combatir en oración en todo tiempo.

No hay tregua, no hay vacaciones, no hay lugar para la pereza o para el cansancio.

Satanas no descansa, no da tregua, acecha y  anda como leon rugiente buscando a quien devorar.

Como ejército espiritual debemos  unir fuerzas en oración, los unos por los otros.

Hay que clamar por los santos, por los hermanos, por los  enfermos, los débiles espirituales, los que han caído en combate,  los heridos, los desanimados, los que han caido en trampas, en minas espirituales, los que han sido engañados por el diablo y han vuelto  atrás.

Hay que clamar por los predicadores.

Muchas veces predicamos en cadenas, heridos, cansados,  perseguidos, con  necesidades, con escasez, y con decepciones.

Clamemos para que el Señor nos de fuerza a los que predicamos,  por denuedo, por poder, por sabiduria.

Clamemos para que el Señor levante a los  predicadores, aquellos  Hur y Aaron que  levantaron las manos  de Moisés en el monte,  para que el pueblo  avanzara en la guerra.

Si tu eres hijo de Dios, eres un soldado espiritual.

No tienes opción o combates o te combaten.

O avanzas o retrocedes.

O invades o te invaden.

O vives en victoria o vives en derrota.

O disfrutas del botin de la guerra o vives en ruina, en oscuridad y derrotado.  

No tenemos opción.

La posicion comoda e indiferente en el combate es señal de que vives derrotado e invadido por el enemigo y no en victoria.  

Levantete a guerrear por la ciudad, la iglesia, los santos y los que predicamos y enseñamos la Palabra.

Pr. Ruben Darío Ramírez