Reflexiones Pastorales

2 Crónicas 20:1-4

2 Crónicas 20:1-4 (RV60)

20  Pasadas estas cosas, aconteció que los hijos de Moab y de Amón, y con ellos otros de los amonitas, vinieron contra Josafat a la guerra.

Y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi.

Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá.

Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová; y también de todas las ciudades de Judá vinieron a pedir ayuda a Jehová.

Reflexión

El Rey Josafat nos enseña como enfrentar esos ejercitos poderosos que se levantan contra nosotros.

David dijo: "Aunque contra mi se levante guerra, no temerá mi corazón."

¿Cómo respondes ante las noticias de  amenaza de destrucción contra tu vida?

¿Las amenazas de las Jezabel?

¿Más amenazas de los poderosos como Acab?

¿Cómo respondes a esos ejercitos gigantes que se levantan contra ti?

¿Temores?

¿Diagnosticos?

¿Desempleo?

¿Enfermedades?

¿Angustias?

¿Amenazas de destrucción?

¿Te escondes y huyes a la cueva?

¿O recurres a tu  experiencia?

¿A tus capacidades?

¿A tus recursos?

Josafat no recurrió a sus armas, su poder, su ejercito, sus capacidades.

Josafat humilló su rostro, buscó al Señor.

Josafat se fue a Carmelo.

Josafat reconoció que  necesitaba de la ayuda, la proteccion y el consejo del Señor.

Josafat reconoció que necesitaba de la ayuda  de sus hermanos.

Josafat usó las armas  espirituales de la oracion, el ayuno, la comunidad.. No combatió solo.

Aprendamos de estos hombres de carne y hueso como Elias,  como Josafat, como  David: pecadores  fragiles, vasos de barro - como tú y como yo - que encontraron en el Señor su fuerza.

Que buscaron Su rostro y se humillaron  ante Su presencia.

Que esperaron que el Señor los defendiera.

Que no combatieron  solos, porque entendieron el valor de la comunidad de la iglesia, el valor de unirse con otros guerreros de oración, humanos frágiles y temerosos como tú y como yo.

El Señor le dijo más adelante a Josafat: "No habrá para qué peleéis vosotros en este caso; paraos, estad quietos, y ved la salvación de Jehová con vosotros..."
(2 Cronicas 20:17)

Postrados es que  ganamos las grandes batallas de la vida.

"Confia en El Señor de  todo el corazón, y no te apoyes en tu propia  prudencia. Reconocelo  en todos tus caminos y El enderezara tus veredas." (Proverbios 3)

Pr. Ruben Darío Ramírez