Reflexiones Pastorales

1 Reyes 19:3-7

1 Reyes 19:3-7 (RV60)

Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado.

Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.

Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come.

Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse.

Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta.

Reflexión

¿Te has sentido como Elias a veces? ¿Desanimado? ¿Deprimido? ¿Temeroso por la vida? ¿Has caido sea en pecado? ¿En enfermedad?
¿En desgracia economica? ¿En desierto espiritual? ¿Recuerdas el día que  un Ángel fue enviado en ese momento de tu vida?

Un Angel que no pasó  de largo, Que no te acusó, Que no cuestionó tu falta de fe, Que no cuestionó tu espiritualidad.

Recuerda ese lazo de amor y de gracia que el Señor te extendió.  

Recuerda ese Ángel que te extendió la mano, te dio comida, te animó, y te dijo: Esfuerzate en la gracia.

Recuerda ese Ángel que te dijo: Sigue, y no claudica.

La buena obra que Dios comenzó en tu vida, El la continuará.

Si has recibido gracia  un dia, no olvida dar  de gracia.

Conviertete en un Ángel para otros que  estan viviendo lo mismo que tu viviste.

Sé un Angel que abre la mano para levantar al caido.

Que abre la mano para  bendecir con generosidad.

Que abraza y conforta  como buen samaritano a los que necesitan aceite, vino y apoyo económico.

El Señor ha sido ese Ángel para nosotros, que nunca se ha decepcionado de nosotros, no ha pasado de largo y no nos ha dejado tirados  en el camino.

Recibe esta palabra de gracia hoy para tu vida  y recuerda:

Si un día recibiste gracia, da de gracia - porque el amor cubre multitud de pecados.

Pr. Ruben Darío Ramírez