Reflexiones Pastorales

2 Corintios 4:3-4

2 Corintios 4:3-4 (RV60)

Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto;

en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

Reflexión

Cuanto necesitamos clamar para que el Señor quite el velo de oscuridad y tinieblas que hay en una nación que no les permite ver la gloria de Cristo.

Vivir cautivados por la gloria de hombres...

Vivir cautivado por la gloria del dinero...

Del poder... Del placer... Y a la vez ser religioso  es vivir con un velo de oscuridad y tinieblas.

El que tiene el privilegio de haber visto la gloria de Cristo, no se postra ni adora otras glorias de esta tierra.

El que ha visto Su gloria y vive bajo Su resplandor no ama las tinieblas.

El que ha visto Su gloria vive apasionado por Su gloria.

No hay pasión mas grande que lo consuma... sino Cristo: amarlo, seguirlo,  tomar Su cruz.  

Esta gloria que vio Pablo, este resplandor, lo llevo a amarlo, servirle, predicar, entregar todo.

Todo lo que tenia lo considero "basura" al resplandor de Su gloria.

Esta gloria que lo cautivo, lo llevo a levantarse cuaundo cayó... A luchar...
 
A no perder la fe y la esperanza en medio  de sus angustias y tribulaciones.

¿Tienes velo de oscuridad continuo?

¿Has visto la gloria de Cristo?

¿Cual es la pasión que cautiva tu alma?

¿Conoces a alguien que tiene un velo de tinieblas y oscuridad  en su vida?

Clama que el Señor les  quite el velo.

Clamemos por nuestra nación, para que el velo de tinieblas que nos impide ver a Cristo sea quitado.

Pr. Ruben Darío Ramírez