Reflexiones Pastorales

Mateo 16:25-27

Mateo 16:25-27 (RV60)

25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

26 Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?

27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

Reflexión

En el mundo se pierde y se gana, estan los ganadores, los exitosos, y los triunfadores.

Ganaron prestigio, poder, fama, placer y todo lo que desearon como Salomon.

Pero pierden el alma pues terminan postrados ante lo que ganaron, para el Señor están los perdedores, que son ganadores.

Los que optaron por  perder imagen y reputación, por decidir perdonar, entregar y renunciar.

Estos optaron por ganar una corona de espinas y no una corona de oro.

Estan los que decidieron perder la capa y poner la otra mejilla, para el mundo son perdedores...

Los que perdieron amistades y trabajos por no negociar sus principios y valores, como Daniel y sus amigos.

Los que perdieron familias, porque decidieron amar mas al Señor sobre todas  las cosas y personas.

Están los que decidieron perder tiempo en las cosas  del mundo para invertir tiempo en las cosas  del Señor.

Están los que decidieron perder la   comunión con las tinieblas por ganar la comunion con la luz.

Están los que perdieron un rato de placer con las tinieblas por ganar una eternidad con el Señor.

Están los que perdieron la inversión de la vida y el tiempo en lo material por mantener su mirada puesta en la venida del que les da vida eterna.

Están los que pierden tiempo y energía sembrando en lo temporal.

Y estan los que decidieron ganar lo eterol, sembrando y cultivando una vida de comunion con los hermanos, la oración y la meditacion de la Palabra.

¿Eres un ganador o un perdedor?

Depende quien te evalúe: o el mundo o el Señor.

¿Para el mundo eres un ganador y para el Señor un perdedor?

¿O eres para el mundo  un perdedor y para el Señor un ganador?

Cuida tu alma.

El alma es eterna.

Tu decides donde  pasaras tu eternidad.

Al final nos daremos  cuenta quien fue perdedor y quien fue ganador.

Pr. Ruben Darío Ramírez