Reflexiones Pastorales

Salmos 118:5-7

Salmos 118:5-7 (RV60)

Desde la angustia invoqué a JAH, Y me respondió JAH, poniéndome en lugar espacioso.

Jehová está conmigo; no temeré Lo que me pueda hacer el hombre.

Jehová está conmigo entre los que me ayudan; Por tanto, yo veré mi deseo en los que me aborrecen.

Reflexión

¿Estás asediado? ¿Encerrado? ¿Perseguido?

¿Las fuerzas del mal te tienen en lugar estrecho y sin salida?

¿Los que buscan tu mal  te persiguen?

¿Te persiguen con depresión?

¿Con angustia? ¿Con enfermedad?

¿Con pensamientos oscuros de derrota y fracaso?

Clama en tu angustia al que te abre el cielo, clama al que te abre las puertas.

Clama al único que te puede sacar de los pozos de la desesperación.
(Salmo 40)

Clama al unico que te libera de las prisiones de oscuridad.

Clama al que le dijo a Natanael: De ahora en adelante veras el cielo abierto.

Clama al que le dijo a Jeremias: Clama a mi  y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tu no conoces.

El lugar donde el Señor mora es espacioso, es el universo entero.

Levanta los ojos a El, clama para que te lleve a ver y vivir bajo cielos abiertos.

Clama para vivir sentado con Él en lugares celestiales, esos son los lugares espaciosos que el Señor tiene para tu vida.

No mires al hombre, Mira la Piedra Angular que es Cristo.

No mires las tinieblas, mira a Jesús quien mora en la luz y en la eternidad.

Él esta para ayudarte... Para levantarte...

Para darte alas para volar y para darte la mano.

Pr. Ruben Darío Ramírez