Reflexiones Pastorales

Mateo 15:33

Mateo 15:33 (RV60)

33 Entonces sus discípulos le dijeron: ¿De dónde tenemos nosotros tantos panes en el desierto, para saciar a una multitud tan grande?

Reflexión

Los discípulos tenían razón, ellos no tenían nada, los seres humanos somos fuentes vacías.

En nosotros no hay amor, en nosotros no hay compasión, no hay  misericordia, no hay vida, no hay  generosidad, no hay poder.

Nosotros no amamos como Él ama, por esto es un error esperar que un ser humano llene y sacie las necesidades mas profundas del alma de otro ser humano.

Es cuando admitimos que en nosotros no hay nada, que no podemos amar perdonar y tener misericordia

Que recurrimos a la fuente de la vida que es Él, solo cuando reconozco que soy fuente vacía que recurro con mi cántaro como la mujer Samaritana. para  que El lo llene

En Él esta la fuente de la vida porque contigo esta el manantial de la vida, dijo David.

Él es la fuente que sacia nuestra sed, en Él esta la fuente del amor, la compasión y la misericordia.

Él que reconoce que es fuente vacía recurre al único que la llena.

Él que reconoce que no tiene poder, busca la fuente del poder, el que reconoce que no puede perdonar, recurre a la fuente del perdón que es Jesús.

En el Señor Jesús encontramos todo lo que necesitamos para nosotros y para compartir con otros.

Ya vosotros estáis completos en Él, dijo el Apóstol Pablo.

Si estás vacío... Buscalo, Adoralo y Postrate ante el único que te puede saciar.

Pr. Ruben Darío Ramírez