Reflexiones Pastorales

Mateo 14:30-32

Mateo 14:30-32 1960 (RV60)

30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: !!Señor, sálvame!

31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: !!Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

32 Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.

Reflexión

Todos como Pedro tenemos momentos en la vida donde nos sentimos que nos ahogamos, nos ahogamos en nuestros temores, nos ahogamos en la economía.

Nos ahogamos en la falta de fe, nos ahogamos en nuestras luchas emocionales, nos ahogamos en nuestros pecados... ¿A quién clama usted en tiempos de angustia?

Muchos seguramente pasaran de largo, como el Levita o el Sacerdote que paso de largo ante el hombre herido en el camino.

Muchos se limitarán a juzgarte a criticarte o cuestionar tu espiritualidad o tu santidad.

Pero no extenderán la mano para sacarte, clama al que Si extiende la mano para sacarte.

El Señor Jesús, esa mano que te formo, esa mano que fue clavada en la cruz por tu pecado, esa mano que sana, esa mano que toca los intocables, esa mano que abrasa con amor y ternura y no la mano  que arroja piedras, esa mano que creé el Universo.

Clama a Él para que te extienda la mano y te saque de tus pozos de desesperación.

Su mano no se ha acortado para sana,  perdonar, redimir y restaurar.

Hoy esos brazos están abiertos  para recibir a los prodigos que claman !!!Salvame!!!

Pr. Ruben Darío Ramírez