Reflexiones Pastorales

Daniel 4:29-32

Daniel 4:29-32 (RV60)

29 Al cabo de doce meses, paseando en el palacio real de Babilonia,

30 habló el rey y dijo: ¿No es ésta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad?

31 Aún estaba la palabra en la boca del rey, cuando vino una voz del cielo: A ti se te dice, rey Nabucodonosor: El reino ha sido quitado de ti;

32 y de entre los hombres te arrojarán, y con las bestias del campo será tu habitación, y como a los bueyes te apacentarán; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo tiene el dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien él quiere.

Reflexión

El pecado del hombre más serio ante los ojos de Dios se llama Orgullo, Prepotencia, Altivez.

Esa fue la razón por la cual Adán y Eva fueron expulsados de su presencia.

Es triste pero muy fácil olvidamos que todo viene de Él y es por Él, que en Él vivimos y en Él nos movemos.

Una forma de demostrar que usted reconoce que todo viene de Él y es para Él, es viviendo para alabanza de su gloria.

¿Qué significa?

Honrando al Señor con lo que Él nos da, Nunca desplazarlo al segundo lugar.

Buscamos primero su reino y su justicia y las demás cosas vendrán por añadidura.  

Entregando mis proyectos, mis dones y mis recursos en sus manos para que Él cumpla sus propósitos por los cuales me los dio a administrar.

¿Se ha preguntado porque muchas veces Dios a algunos les da más? ¿O les quita?

A algunos les da como bendición a otros como castigo.

A algunos les quita lo que les dio por el orgullo, la prepotencia y la altivez.

Si pides que Dios te de y te prospere, decide mantener tu corazón postrado ante su presencia, para que lo que te de no te aleje de su presencia.

Si El Señor te ha quitado, postratrate para que te restituya.

Si no te ha dado nada para administrar... Humillate bajo la poderosa mano de Dios, para que Él te exalte cuando fuere tiempo.

Pr. Ruben Darío Ramírez