Reflexiones Pastorales

Mateo 10:16

Mateo 10:16 (RV60)

16 He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas.

Reflexión

El mundo en el cual nos toca vivir y ejercer nuestra fe como hijos de Dios, es un mundo cruel y despiadado como lo son  los lobos con las ovejas.

Hay lobos en el mundo  de los negocios...

Lobos en el mundo  sexual: lobos y lobas que son despiadados, los cuales acaban con hogares, matrimonios e hijos.

Hay lobos en el mundo  espiritual: Pablo le dijo a los de Éfeso, "De vosotros mismos se levantaran lobos rapaces que no perdonarán el rebaño." (Hechos 20:29)

El Señor alerta a Sus discípulos y a nosotros que somos Sus ovejas.

Y nos alerta a la prudencia de la serpiente: lo cual es usar la mente, buscar discernimiento, buscar sabiduría de Dios, buscar el consejo y la dirección de Dios en Su Palabra y en consejeros sabios.

La oveja es un animal muy carente de entendimiento, por eso, los discípulos de Jesus como ovejas necesitamos desarrollar una dependencia diaria con el Pastor: que nos cuida, nos ayuda, nos defiende, nos encamina en el camino mejor.

Somos sencillos en este mundo lleno de vanagloria y orgullo, somos gente amable, somos agradables de tratar, somos gente mansa y humilde, pero no tontos, no carentes de entendimiento y sabiduría.

No somos ovejas brutas, tenemos la sabiduría y el discernimiento espiritual del Señor para saber detectar los lobos y así huir como las serpientes.

"Mi pueblo pereció porque le falto entendimiento", dice el profeta.                       

Pr. Ruben Darío Ramírez