Reflexiones Pastorales

Salmos 91:1-2

Salmos 91:1-2(RV60)

91  El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente.

Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré.

Reflexión

En esta serie que estamos reflexionando sobre el Salmo 91, me llaman la atención las declaraciones del salmista:

Esperanza mía… Castillo mío, Mi Dios en quien confiaré.

Estas declaraciones solo las hace el que ha construido una relación  no religiosa sino profunda con el Omnipotente.

Como dijo Pablo el apóstol: "Porque yo se en quien he confiado."

¿Es el Señor tu castillo? ¿Tu mas alto refugio?  ¿Es el Altísimo tu habitación ¿Disfrutas de Su presencia y de los que están en el castillo con el gran Rey?  

Ojalá puedas decir y declarar con el salmista: El es mi esperanza donde no hay esperanza.

El es mi castillo, lugar de guerra, protección y seguridad para librarme del lazo del cazador: del cazador que me pone trampas para que caiga y para sacarme de mi lugar  de refugio.

Que puedas decir: El es mi Dios en quien confío.

Confío mi vida... Mi futuro... Mi hogar y mi eternidad.

Como Jesús le dijo al Padre: "En tus manos encomiendo Mi espíritu."

En El deposito mi fe y mi esperanza, solo los que Lo conocen como el Dios Omnipotente, y están en el castillo, pueden hacer estas declaraciones.

Que ojalá sean las tuyas también.

Pr. Ruben Darío Ramírez