Reflexiones Pastorales

Salmos 146:3-4

Salmos 146:3-4 (RV60)

No confiéis en los príncipes, Ni en hijo de hombre, porque no hay en él salvación.

Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; En ese mismo día perecen sus pensamientos.

Reflexión

Hoy el planeta tiene su mirada puesta en un Presidente, para algunos la gran  esperanza de sus vidas, este hombre poderoso representa Poder, Armas, Riqueza.

¿Cómo no confiar en el que tiene todos estos elementos?

¿Conoce usted a alguien que tenga  todos  estos poderes  ?

Es fácil poner su confianza y esperanza en el que tiene estos poderes, pero el Señor nos recuerda : Son falibles, son como la flor del campo, van de paso, hoy  están y mañana no están.

¿Donde tienes depositada tu esperanza? ¿Quien es tu ayudador?

Considerate un bendecido si el Señor es tu ayudador, si el Señor es tu ayudador  lo buscas, lo llamas, comparte sus necesidades, se siguen sus consejos, se le obedece.

Los poderosos de esta tierra ayudan pero no gratis, ellos exigen, ellos demandan seguirlos y obedecerles.

Cuanto más el Señor, si en el he depositado mi fe y esperanza, también he entregado mi vida, lo sigo, lo amo y le obedezco, Él es el príncipe que guarda verdad para siempre, Él es el príncipe Eterno que no cambia, que no falla, que se mantiene fiel sin cambiar, que es misericordioso, que da abundancia, no a los poderosos sino a los pobres humildes y quebrantados de corazón.

Estos son los invitados a Su corte. ¿EL ES TU  AYUDADOR ?

BUSCA SU AYUDA EN ESTE DIA.

Pr. Ruben Darío Ramírez