Reflexiones Pastorales

Salmos 92:12-13

Salmos 92:12-13 (RV60)

12 El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano.

13 Plantados en la casa de Jehová, En los atrios de nuestro Dios florecerán.

Reflexión

¿Con que tipo de árbol compararías tu vida?

¿Un árbol solido, frondoso, lleno de frutos y vitalidad?

¿O con un chamizo seco  del desierto?

El Señor compara a Sus hijos que están plantados en Su casa con dos arboles: uno es la palmera: se caracteriza por crecer derecha, alta y demasiado resistente a las tormentas, se dobla, pero no se parte tan fácil ante las tormentas.

¿Eres tu uno de los que cualquier tormenta de la vida lo lleva a salirse de la casa del Señor?  ¿Cuales son tus cimientos? ¿Tus raíces?  ¿Donde esta plantada tu vida y tu casa?

Dos, el cedro: Es demasiado fino, puede durar cien años o mas, es un árbol codiciado por los reyes: Salomon construyo la casa del Señor principalmente con cedro.

Es resistente a los bichos y tiene un olor agradable.

¿Eres cedro? ¿Eres resistente a las pruebas? ¿A los ataques y las mentiras del diablo?  ¿Te mantienes fiel hasta la muerte? ¿Nada te mueve? ¿Hay frescura y vitalidad espiritual? ¿Hay fragancia en tu vida?

Todo esto viene de no ser matero sino de vivir plantado, de echar raíces en la casa del Señor.

Muchos son materos, hoy están y mañana no están, si eres matero, sal de allí y plantate en tierra para que te conviertas en palmera y cedro.

Pr. Ruben Darío Ramírez