Reflexiones Pastorales

Proverbios 1:20-25

Proverbios 1:20-25 (RV60)

20 La sabiduría clama en las calles, Alza su voz en las plazas;

21 Clama en los principales lugares de reunión; En las entradas de las puertas de la ciudad dice sus razones.

22 ¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, Y los burladores desearán el burlar, Y los insensatos aborrecerán la ciencia?

23 Volveos a mi reprensión; He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, Y os haré saber mis palabras.

24 Por cuanto llamé, y no quisisteis oír, Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese,

25 Sino que desechasteis todo consejo mío Y mi reprensión no quisisteis.

Reflexión

El Señor vino, recorrió las plazas, las ciudades, las veredas, y alzo la voz, invito a los sedientos a venir a El… ¿Pero cuantos lo escucharon?

El dijo: Uno mas grande que Salomon esta aquí y lo desechamos, Jesús nos sigue predicando, nos sigue llamando a buscarle ahora que podemos, antes que sea demasiado tarde.

Los que Lo escuchan, son sabios, los que aman Sus palabras son niños a los cuales Él les revela Sus  palabras, pues el escondió Su sabiduría de los sabios y entendidos, y la revelo a los niños.

El sabio es arrogante, es orgulloso, es prepotente. ¿Para que escuchar Su palabra si ya la sabe toda?

Los niños fueron los que fueron a Él, se sentaron sobre Sus piernas y Lo escucharon.

Maria fue esa niña que se postró a escuchar Su palabra.  

Que Dios te de corazón de niño, que ames Su palabra, que Lo escuches ahora que puedes, que no menosprecies Su llamado a escucharlo.

Llegara el día cuando ya quieras escuchar Su voz y ese día puede llegar a ser demasiado tarde.

"Entonces me llamaran y no responderé, me buscaran de mañana y no me hallaran." Proverbios 1:28

Pr. Ruben Darío Ramírez