Reflexiones Pastorales

Isaías 48:17-19

Isaías 48:17-19 (RV60)

17 Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir.

18 !!Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas del mar.

19 Fuera como la arena tu descendencia, y los renuevos de tus entrañas como los granos de arena; nunca su nombre sería cortado, ni raído de mi presencia.

Reflexión

Él Señor es maestro de los que se dejan instruir, Él guía ovejas que se dejan guiar con Su vara y Su cayado, Él da maestros y pastores que instruyen con inteligencia y sabiduría a los que se dejan enseñar.   

Es una bendición ser instruido por el Señor.

Pero se requiere de humildad...

Se requiere reconocer que vamos mal orientados...

Se requiere reconocer que necesitamos consejo y dirección...

Se requiere no confiar en nuestra propia prudencia.

¿Que sucede cuando no nos dejamos guiar por el Señor, cuando no escuchamos Su voz?

Perdemos la paz: vivimos como Jonas en un barco en tormenta.

Afectamos nuestros hijos...   

Nuestros hogares sufren por las malas decisiones que tomamos por no escuchar Su voz.

Vivir en el centro de la voluntad de Dios trae paz  en el alma.

Vivir lejos de Su voluntad nos pone en riesgo de que seamos apartados de Su presencia.

La obediencia es escuchar Su voz -  la desobediencia es escuchar nuestra propia voz o la voz de los extraños.   

Decide escucharlo hoy para que vivas en paz como la de un río calmado.

Pr. Ruben Darío Ramírez