Reflexiones Pastorales

Salmos 116:4-8

Salmos 116:4-8 (RV 60)

Entonces invoqué el nombre de Jehová, diciendo:
Oh Jehová, libra ahora mi alma.

Clemente es Jehová, y justo;
Sí, misericordioso es nuestro Dios.

Jehová guarda a los sencillos;
Estaba yo postrado, y me salvó.

Vuelve, oh alma mía, a tu reposo,
Porque Jehová te ha hecho bien.

Pues tú has librado mi alma de la muerte,
Mis ojos de lágrimas,
Y mis pies de resbalar.

Reflexión

Que gran bendición  poder clamar a un Dios que es clemente...

Que es justo...  

Que es misericordioso...

Que nos abrió un trono  de gracia.

Este Dios tiene el poder de librar tu alma de las tinieblas, y romper ligaduras del Seol...

Tiene el poder de levantarte cuando estés postrado...

Tiene el poder de darte  reposo en el alma, paz en el corazón y en la mente.

"Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento  guardara vuestros corazones y pensamientos en Cristo  Jesus", dice Filipenses 4.
 
Como resultado de clamar a El.

Este Dios tiene el poder  de librar tu alma de la muerte - por la obra de  Cristo en la cruz, Quien derroto la muerte.

El tiene el poder de liberar tus pies de resbalar - de tomar decisiones equivocadas en tu vida.

Solo clama a El...

Buscale en tu postración...

Levanta tus manos a El.

Pues solo El levanta al caído.

El guarda a los sencillos, los pobres y humildes de corazón - los que se postran en humildad y esperan en Su poder  para levantarlos.

Que bendición de Dios tenemos!

"Que otras naciones y pueblos tienen un Dios  tan cercano como esta el Señor de nosotros en  todo cuanto Le pedimos?" (Deut. 4:7)

Clama.

Buscalo.

Postrate.   

Mantén un corazón sencillo, humilde y dependiente de El.

Pastor Ruben Darío Ramírez