Reflexiones Pastorales

Salmos 25:1-5

Salmos 25:1-5 (RV 60)

1 A ti, oh Jehová, levantaré mi alma.

Dios mío, en ti confío; No sea yo avergonzado, No se alegren de mí mis enemigos.

Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti será confundido; Serán avergonzados los que se rebelan sin causa.

Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; Enséñame tus sendas.

Encamíname en tu verdad, y enséñame, Porque tú eres el Dios de mi salvación; En ti he esperado todo el día.

Reflexión

Al comenzar el año nos enfrentamos a muchas decisiones para tomar:

Decisiones laborales...

Decisiones económicas...

Decisiones sentimentales...

Decisiones frente al futuro.

Todos los días estamos decidiendo frente a las propuestas del mundo, sobre como ser exitosos.

¿Por que muchas veces terminamos confundidos, avergonzados y estrellados frente a las decisiones que tomamos en la vida?

No tenemos la suficiente humildad que tuvo David de decidir  esperar en el Señor...

De buscar Su verdad y Su consejo en las Escrituras...

No tenemos la paciencia de esperar en El por una respuesta...

No tenemos la actitud  humilde de dejarnos enseñar e instruir por  El...

No somos ovejas que se dejan instruir.

Somos cabras que no se sujetan al Señor - y menos a pastores que Dios establecio para guiarnos.

Ninguno de cuantos en El espera sera confundido...

No sera avergonzado en ninguno de sus caminos.

Dejate guiar...

Dejate instruir...

Dejate aconsejar...

Dejate instruir por Su verdad.

Para que no termines  avergonzado ni confundido en ninguna de tus decisiones.

Espera en Su Palabra...

Busca el consejo de la verdad y no de la mentira.

Pastor. Ruben Darío Ramírez