Reflexiones Pastorales

Lucas 2: 48-50

Lucas 2: 48-50 (RV 60)

48 Cuando le vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia.

49 Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?

50 Mas ellos no entendieron las palabras que les habló.

Reflexión

María y José conocieron al Jesús humano.

El que vino en pañales...

Lo cuidaron...
 
Le dieron la sopa...
 
La ensalada...

Lo vieron jugar...

Seguro aprendió carpintería en casa.

Pero no conocian al Jesús divino.

El divino los sorprendía.

El divino no lo entendieron.

El divino los llevo a meditar en Él.

Quien es Jesús para ti?

Un niñito en un pesebre, como cualquier humano?

En Jesús encontramos  la dimensión humana que nos invita a acercarnos.

El fue Emanuel.

Por cuanto El sufrió lo nuestro, experimentó nuestros dolores, y fue tentado en todo, es poderoso para ayudarnos y salvarnos.

El nos abrio Su trono de gracia.

Pero Él es divino:

Lo cual nos lleva a postrarnos...

A adorarlo...

A temerle...

Y a servirle...

Y ante todo, reconocer que no Lo conocemos, que no Lo entendemos.

El sigue sorprendiendonos...

Sigue fascinandonos...

Sigue hablandonos palabras de sabiduría.

Ojala aprendamos de María a meditar en lo que Él nos dijo:

Pues mi respuesta a lo que Él dice determina donde pasare la eternidad.

Aprendamos a meditar  en Su Palabra...

ESCUDRIÑEMOS LAS ESCRITURAS, PUES ELLAS SON LAS QUE DAN TESTIMONIO DE EL.

Conoce al Jesús humano - pero tambien conoce al Jesús divino.

El humano me acerca...

El divino me lleva a gritar:

"Hay de mi, que soy hombre pecador."

Pastor. Ruben Darío Ramírez