Reflexiones Pastorales

Lucas 2:15-18

Lucas 2: 15-18 (RV 60)

15 Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado.

16 Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

17 Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño.

18 Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían.

Reflexión

El privilegio de compartir las buenas nuevas de Jesucristo a través de la historia:

No la han hecho las personas más sofisticadas...

Maás educadas...
 
Más poderosas.

Los primeros fueron  personas humildes, rechazadas por la sociedad y el mundo religioso.

El escogio lo vil y lo menospreciado...

Pecadores y fragiles como todos nosotros...

Unos pastores.

Que hicieron?

Corrieron a verlo.

Tuvieron revelación espiritual del niño.

Este privilegio no lo tienen todos.

No todos le corren a Jesús...

No todos tenemos prisa  para verlo, contemplarlo y adorarlo.

Le corremos al dinero...

Le corremos a las fiestas...

Le corremos al trabajo...

Le corremos a los regalos.

Pero no a verlo...

Escucharlo...

Y postrarnos en adoración.

Por eso no hablamos de El...

Por eso no tenemos mensaje para contarle al mundo...

Por eso no tenemos una palabra de amor, de esperanza para nadie...

Por eso no hay un abrazo para nadie...

No hay un corazón y una casa llenos de amor para compartir a otros de Jesús...

Por eso somos estériles.

Corrale a Jesús en esta Navidad.

En Él encuentras todo  lo que necesitas y por lo  cual corres en esta vida.

Paz...
 
Protección...

Provisión...

Perdón...

Gracia...

Sanidad...

Restauración...

Vida eterna.

Vale la pena correrle.

Y cuando Lo vea y Lo  contemple, delo a conocer con palabras y con hechos de amor,   gracia y misericordia.

Pastor. Ruben Darío Ramírez