Reflexiones Pastorales

Amós 8:8-11

Amós 8:8-11 (NTV)

La tierra temblará a causa de sus acciones y todos harán duelo. La tierra subirá como el río Nilo en tiempo de inundaciones;cse levantará y volverá a hundirse.
»En aquel día —dice el Señor Soberano—haré que el sol se ponga al mediodía y que en pleno día se oscurezca la tierra.
10 Convertiré sus celebraciones en lamentos y su cantar en llanto. Se vestirán de luto y se raparán la cabeza en señal de dolor, como si su único hijo hubiera muerto. ¡Qué tan amargo será ese día!
11 »Ciertamente se acerca la hora —dice el Señor Soberano— cuando enviaré hambre a la tierra, no será hambre de pan ni sed de agua, sino hambre de oír las palabras del Señor.

Reflexión

Tener hambre y sed es estar en el máximo limite de la desesperación .

Es estar desmayado. ¿Es ésto lo que sientes por oir la Palabra del Señor?

¿Estás en un estado de desespero por saciarte de la fuente de vida que es el Señor, junto con Su Palabra?

Muchas naciones e iglesias un día tuvieron palabra de vida y la despreciarón.

Hoy sus jovenes desmayan de sed en las calles, buscando quién les sacie la sed.

Hoy la panaderia del cielo está abierta para todos los que tienen agonía por pan y agua espirituales.

Ya la panadería del cielo se ha cerrado en muchos lugares y así como los que dejan sus tierras a buscar pan material a otros  lugares, eso esta pasando ya con el pan espiritual.

Si no tienes hambre y sed por buscar la Palabra y ser lleno del Espiritu Santo, pide al Señor que te de esa gracia y ese favor ahora, antes que sea demasiado tarde.

La panaderia del cielo se va a cerrar pronto y el pozo de agua se está secando.

El Señor aparta Su gracia y Su presencia donde no son anheladas y deseadas.

Busca al Señor ahora que puedes.

No dejas la mesa servida.

El te espera cada día para saciar el hambre y la sed de tu alma.

Pr. Ruben Darío Ramírez