Reflexiones Pastorales

Salmos 130:3‭-‬8

Salmos 130:3-8 (RV60)

JAH, si mirares a los pecados, ¿Quién, oh Señor, podrá mantenerse?
Pero en ti hay perdón, Para que seas reverenciado.
Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; En su palabra he esperado.
Mi alma espera a Jehová Más que los centinelas a la mañana, Más que los vigilantes a la mañana.
Espere Israel a Jehová, Porque en Jehová hay misericordia, Y abundante redención con él;
Y él redimirá a Israel De todos sus pecados.

Reflexión

Es un gran regalo del Señor sentir lo que  el salmista sintio por su pecado.

Sentir profundo  deseo  de arrepentimiento  y deseo  de cambio  es una  bendición.

Solo el que reconoce que es pecador, el que reconoce que necesita misericordia  es el que madruga como el centinela a buscar misericordia.

El que esta muerto espirual duerme, duerme en las tinieblas,  duerme  en el el pecado , no es sencíble y no se aparta.

Su  perdón  nos libera
Su  perdón  nos lleva a ver un nuevo amanecer ,  
nos lleva  a ver la vida  como  la luz  de  la aurora , cada véz  mas luz, 
más  esperanza, más vida.

Solo por su misericordia somos guiados por su palabra, somos encaminados por su verdad.

Los mansos, los humildes los pobres de espíiritu madrugan todos los días como los centinelas a buscar esa palabra  que  los libera , los sana, los restaura y los libra de la ruina.

Madruga como el centinela a esperar en el Señor para que veas un nuevo amaner con el Señor.

Pr. Ruben Darío Ramírez