Reflexiones Pastorales

Isaías 41:8-10

Isaías 41:8-10 (RV60)

Pero tú, Israel, siervo mío eres; tú, Jacob, a quien yo escogí, descendencia de Abraham mi amigo.
Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí, y no te deseché.
10 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Reflexión

Esta promesa es dada para los escogidos del Señor.

Esta promesa la recibimos los que decidimos servir al Señor.  

Los que han nacido de nuevo en Cristo, recibimos la promesa dada a Abraham.

El Señor se comprometió a no abandonarnos...

Se comprometió a sostenernos...

Se comprometió a darnos la fuerza que necesitamos para seguir.

El es nuestro Ayudador, nuestro Sustentador.

Por eso: No temamos.

No temas al futuro, al mañana, por más oscuro que se vea el panorama que estés viviendo... No temas, nos dice el Señor.

El ha prometido nunca abandonarnos, nunca  soltarnos.

No dejes de creerle, no dejes de buscarlo, no dejes de servirle, no te sueltes de Su mano.

El es el Padre, el esposo, el amigo, el capitan que nunca abandona el barco.

Pr. Ruben Darío Ramírez