Reflexiones Pastorales

Hechos 20:24

Hechos 20:24 (RV60)

24 Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

Reflexión

Pablo fue un gran atleta, un gran jugador de fútbol, corrió por una corona, se sometió a disciplinas ferreas, no vivió para cuidar su vida sino para entregarla como Jesús, por el Reino de Dios.

Pablo  se sometio como los jugadores a golpes, patadas, prisiones y latigos.

Pablo no se quejó, corrió con gozo.

Hoy hay pocos referentes, atletas como Pablo.

¿Por qué?

El evangelio que se predica hoy es el que promueve ''Pare de Sufrir''.

El evangelio que promueve culto a la imagen.

Culto a la busqueda del placer y la comodidad.

No hablamos más de entregar todo por el Reino de Dios, ni aún nuestra propia vida, lo que buscamos es acumular TODO... para nuestro propio reino.

Aprendamos de nuestros jugadores, amor por una patria, amor por un trofeo, que los lleva a vivir una vida de disciplina y una vida de sufrimiento, para traer gloria a muchos.

Eso hizo Jesús, nuestro gran atleta que nos trajo tanta gloria por Su sufrimiento.

Pr. Ruben Darío Ramírez