Reflexiones Pastorales

Isaías 40:29-31

Isaías 40:29-31 (RV60)

29 El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.
30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen;
31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

Reflexión

El fútbol es como la carrera de la vida, unos corren detras de glorias efimeras, de  aplausos, y de trofeos pasajeros.

Están los que corren y juegan limpio...

Pero tambien están los que corren y  juegan no limpio, los  que no reconocen que  hicieron mal al otro.

Están los que corren en sus propias fuerzas y terminan postrados, derrotados y fracasados.

Pero están los que corren en las fuerzas del Señor.

Los que corren detras, no de glorias efimeras, sino de la gloria del Señor.

Están los que corren con la mirada puesta, no en los trofeos que el mundo les da, sino en la corona eterna.

Muchos terminan en el final del torneo de la vida, descubriendo que corrieron en vano...

Que no valio la pena el esfuerzo, que no valio la pena la carrera.

¿Cómo corres en la vida?

¿Detras de qué corres?

¿Por qué te esfuerzas?

¿De dónde viene tu fuerza?

¿Estás corriendo honestamente?

¿Estás corriendo con cargas de pecado?

¿Con pecados no confesados?

¿Con una vida que no  agrada al Entrenador del cielo?  

¿Qué glorias buscas?

¿Los aplausos de la tierra o los aplausos y trofeos del cielo?

No olvides: los que esperan en el Señor y se dejan entrenar por el Señor, juegan limpio, tienen nuevas fuerzas  y corren como las aguilas.

Estos solo corren para buscar la gloria del Señor y en eso marcan  la diferencia.

Pr. Ruben Darío Ramírez