Reflexiones Pastorales

Salmos 40:1-3

Salmos 40:1-3 (RV60)

40  Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.
Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.
Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, Y confiarán en Jehová.

Reflexión

¿Has caído en un pozo de desesperación?

¿Te metiste?

¿Te empujaron?

¿Te tendieron una  trampa?

Séa cual fuere la causa,  de ese pozo no saldrás solo.

Esos pozos que nos  angustian, que nos llevan a vivir desesperados y  angustiados, de ésos solo el Señor nos puede sacar, solo El  nos extiende ese lazo  de amor y misericordia.

Clama al Señor, sé paciente y espera en la salvacion del Señor.

No corras a buscar salidas equivocadas.

No corras a buscar lazos equivocados  para salir.

Espera en la salvación del Señor.

Pero espera postrado...

Espera humillado bajo la poderosa mano del Señor.

El te pondrá sobre Su roca fuerte.

El te dará un cantico nuevo.

Hoy proclama Su poder para sacarte.

Su ayuda desde el santuario no se tarda.

Hoy proclama Su victoria ante tu angustia y decide cantar y adoralo a Él.

No es en vano esperar pacientemente en Él.

Pr. Ruben Darío Ramírez