Reflexiones Pastorales

Isaías 49:4

Isaías 49:4 (RV60)

Pero yo dije: Por demás he trabajado, en vano y sin provecho he consumido mis fuerzas; pero mi causa está delante de Jehová, y mi recompensa con mi Dios.

Reflexión

¿Has llegado a pensar lo mismo que el profeta?

¿Sí vale la pena servir al Señor?

¿Sí vale la pena consumir las fuerzas buscándole y sirvíendole?

¿Sí vale la pena orar y buscar Su rostro?

¿Sí vale la pena ofrendar, diezmar y dar  las mejores ofrendas como Abel lo hizo?

Todos llegamos a cansarnos, fatigarnos y sentir que no vale la pena, especialmente cuando aramos en desierto.

Galatas nos recuerda de no cansarnos, de  hacer bien porque a Su tiempo segaremos.

¿Cuándo es que más nos cansamos y sentimos que no vale la pena?

Cuando esperamos las recompenzas de los hombres...

Si perdemos la visión de que nuestra recompensa está en ÉL.

Los futbolistas no pueden esperar la recompensa de los fans.

Ellos un día aplauden y exaltan, pero el otro dia los hunden.

Ellos juegan y corren por una copa.

Tu mayor trofeo, tu copa y tu recompensa, es Él.

El sabe recompensar muy bien a los que Le aman, le sirven y que dan lo mejor de sus vidas para  Él.

La ofrenda de Abel todavia el Señor la tiene en memoria.

No te canses...

No te fatigues.

Un dia veras la recompensa  del Señor.

AQUI Y EN LA ETERNIDAD.

Pr. Ruben Darío Ramírez