Reflexiones Pastorales

Jeremías 33:1-3

Jeremías 33:1-3 (RV60)

Restauración de la prosperidad de Jerusalén

33  Vino palabra de Jehová a Jeremías la segunda vez, estando él aún preso en el patio de la cárcel, diciendo:
Así ha dicho Jehová, que hizo la tierra, Jehová que la formó para afirmarla; Jehová es su nombre:
Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Reflexión

Para Jeremias el texto  de los que aman a  Dios, todas las cosas  ayudan a bien, se  pudo aplicar.

Dios usó su situación  difícil de una cárcel para abrirle el cielo.

El Señor le reveló  nuevas dimensiones  de Su gloria y Su carácter en la  oscuridad en que  estaba.

Pablo vio la luz  cuando quedó ciego.

En las prisiones en  que cayó Pablo, Dios  le reveló Su Palabra  como a Jeremías.

¿Estás pasando por un  tiempo de oscuridad?

¿De prisión?

¿De no ver salida?

¿Un tiempo de angustia?

No olvides: Dios torna  los momentos difíciles  para bien.

Aprovecha los momentos difíciles  para clamar, porque El promete responder.

El traerá revelación, luz y salida en medio  de la oscuridad.

Los tiempos difíciles  no son para murmurar,  sino para clamar.

Clamar Al que está en control de las situaciones difíciles de la vida...

Al que conoce nuestras luchas,  caídas y oscuridades.

El es un Dios que habla, se revela y  muestra lo que está  por venir.

Pr. Ruben Darío Ramírez