Reflexiones Pastorales

Salmos 34:4-7

Salmos 34:4-7 (RV60)

Busqué a Jehová, y él me oyó,Y me libró de todos mis temores.
Los que miraron a él fueron alumbrados,Y sus rostros no fueron avergonzados.
Este pobre clamó, y le oyó Jehová,Y lo libró de todas sus angustias.
El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen,Y los defiende.

Reflexión

Hay muchas bendiciones y recompensas para los que buscan al Señor.

Buscarlo no es fácil, cuando nuestra tendencia es no buscarlo sino buscar otras cosas en la vida.

Nos cuesta buscarlo a El primero, su Reino y dejar que las demás cosas  en la vida, pasen a un segundo lugar.

Si entendieramos bien las bendiciones que hay en buscarlo, lo buscaríamos todo el tiempo.

¿Cuáles son las bendiciones que hay en buscarlo?

Nos libra de temores.

¿Temes a algo?

Busca la fuente del poder y la victoria.

Nos libra de quedar en vergüenza.

¿Temes a quedar en vergüenza en algo?

El Señor es refugio, es abrigo, es torre fuerte.

A El correrá el justo y levantado será.

Los que buscan al Señor, El Señor ilumina sus rostros, no caminaran en oscuridad, el Señor sera su lampara a sus  pies y lumbrera en el camino.

Los que buscan al Señor, tienen guardia asignanda personal de Ángeles,  para defenderlos.

¿Si entendemos estas bendiciones... Por qué no buscarlo?

Buscad a Jehová mientras pueda ser hallado, llamadle en tanto que esta cercano.

Que hoy salgas de Su presencia, con rostro iluminado y sin temores de quedar en vergüenza  en nada.

Pr. Ruben Darío Ramírez