Reflexiones Pastorales

1 Timoteo 2:1-5

1 Timoteo 2:1-5 (RV60)

2  Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres;
por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.
Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador,
el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.
Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,

Reflexión

Nosotros tenemos los gobernantes que  elegimos.

Si nos mantenemos  marginados, no  participamos, no clamamos y no elegimos bien, no tendremos derecho a  protestar por los malos  dirigentes que  lleguemos a tener.

Todos anhelamos vivir  en paz, vivir en un sistema donde  veamos la justicia  social y no los corruptos gobernando.

Es la voluntad de Dios  que clamenos para  que el Señor nos bendiga con dirigentes  temerosos de Dios,  apartados del mal y que no amen la avaricia.

Para esto tenemos  que clamar, tenemos  que participar, tenemos   que actuar distinto  como actúan los que  no temen al Señor.

Este es un tiempo  crucial para nuestra  nación .

Unamos fuerzas y  clamemos.

Clamenos por un avivamiento y un  despertar espiritual en  nuestra nación.

Anhelamos que los hombres se salven y conozcan la Verdad.

Esta es nuestra  misión, nuestra  responsabilidad y  nuestro compromiso  con nuestra nación,  como pueblo de Dios.

Pr. Ruben Darío Ramírez