Reflexiones Pastorales

2 Crónicas 20:1-6

2 Crónicas 20:1-6 (RV60)

20  Pasadas estas cosas, aconteció que los hijos de Moab y de Amón, y con ellos otros de los amonitas, vinieron contra Josafat a la guerra.
Y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi.
Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá.
Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová; y también de todas las ciudades de Judá vinieron a pedir ayuda a Jehová.
Entonces Josafat se puso en pie en la asamblea de Judá y de Jerusalén, en la casa de Jehová, delante del atrio nuevo;
y dijo: Jehová Dios de nuestros padres, ¿no eres tú Dios en los cielos, y tienes dominio sobre todos los reinos de las naciones? ¿No está en tu mano tal fuerza y poder, que no hay quien te resista?

Reflexiones

Ante el avance de las fuerzas del mal, ante  la amenaza de destrucción, muerte y ruina sobre el pueblo  de Dios, Josafat recurrió a uno mas  poderoso que las fuerzas del mal.

Josafat recurrió a otras armas, a las armas espirituales.

Josafat no recurrió a su fuerza militar, a sus ejércitos para defenderse, no recurrió a su poderío económico, etc.

Josafat entendió que esto era una guerra espiritual, por lo tanto sus armas eran espirituales.

Josafat recurrió a la oración, que exalta y reconoce el señorío de Cristo.

Recurrió al ayuno como una arma poderosa para  quebrantar las fuerzas  del mal y liberar el  poder de Dios.

Así el Señor liberó a Ninive de ser destruida.

Recurrió a la adoración y la alabanza.

Recurrió a la oración comunitaria, reunió el  pueblo a orar.

Así es que la iglesia debe avanzar ante las fuerzas del mal que  amenazan la destrucción, la muerte  y la ruina de nuestros  pueblos.

Nuestra lucha no es contra sangre y carne.

Hoy mas que nunca la iglesia debe estar unida en oración, en estos tiempos de oscuridad para nuestra nación.

¿Cómo estas  enfrentando los  poderes del mal que  amenazan la muerte, la destrucción y la ruina  de tu vida, tu hogar,  tus hijos, y tu economía?

¿Estás clamando?

¿Ayunando?

¿Adorando?

¿Guerreando con otros o estas sólo usando tus estrategias y tus poderío personal?

Solos no podemos avanzar, nos invaden y nos destruyen.

Pero unidos, clamando  Al que tiene más  poder que los poderes  de oscuridad, sí avanzamos y obtendremos la victoria.

Pr. Ruben Darío Ramírez