Reflexiones Pastorales

Hechos 3:7-8

Hechos 3:7-8 (RV60)

Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos;
y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios.

Reflexión

Todos hemos sido lisiados y hemos necesitado de alguien que nos tome de la mano y nos ayude a caminar en la ruta de la fe.

Este es un cuadro hermoso de un ex-lisiado como Pedro, al cual el Señor un día lo restauró y le dio la misión de restaurar a los hermanos.

Todos los que son humildes, que reconocen la necesidad de que otros les ayuden a caminar, se dejan  ayudar.

La comunidad que el Señor formó está llena de cojos y ex-cojos.

Unos van en camilla, y otros los cargan y los llevan a Jesús, un día los que cargan estarán siendo cargados.

Nos necesitamos, solos no podemos.

Hoy estoy bien, mañana puedo necesitar de alguien que me de la mano.

Todos necesitamos de una mano: Que me levante cuando caigo...

Una mano que me unja con aceite y ore por mi...

Una mano generosa que me ayude económicamente...

Una mano que me extienda un lazo de amor y me saque de los posos en que he caído...

Una mano que me desafíe a volar, saltar, avanzar y creerle a Dios.

¿Dónde estás? ¿Necesitas que alguien  te levante?

Busca ayuda, clama y busca.

¿Estás en una camilla o Estas cargando a cojos?

¿Eres una mano amiga para muchos?

¿Eres de los que  extienden una mano de amor y misericordia  para los que están clamando por ayuda?

No olvides: si has recibido gracia, perdón, misericordia y provisión.

Da de esa gracia que recibiste...

Hay muchos cojos clamando por ayuda.

Pr. Ruben Darío Ramírez