Reflexiones Pastorales

Lucas 1:46-48

Lucas 1:46-48 (RV60)

46 Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor;

47 Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.

48 Porque ha mirado la bajeza de su sierva; Pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones.

Reflexión

Muchos de nosotros pensamos que lo que Dios mira en nosotros es lo que el mundo ve.

El mundo ve títulos...

Ve imagen...

Ve estatus social...

Ve educación...

Ve una vida religiosa...

Ve posición económica.

El Señor le dijo a Samuel cuando fue a buscar el Rey de Israel: No mires su estatura, ni mires su apariencia, eso es lo que mira el hombre, pero Dios mira el corazón.

El hombre mira lo de afuera, mientras Dios mira y busca corazones contritos y humillados.

El Señor mira vidas postradas, reconociendo su pecado, como el publicano que gritaba:  Ten piedad de mi, que soy pecador.

El Señor mira y busca corazones agradecidos, corazones adoradores.

El Señor mira aquellos que le creen a Su Palabra, al Dios que puede hacer cosas imposibles.

Estos son los que reciben visitas especiales del Señor.

Estos son los que son levantados de sus lugares bajos a los lugares altos.

"Por cuanto en Mi ha puesto su amor, Yo también lo exaltare, lo  pondre en alto y le  mostraré Mi salvación." (Salmo 91)

El que se humilla será exaltado.

Los que se exaltan  serán humillados.

Pr. Ruben Darío Ramírez